Archivo del autor

Desde Estados Unidos de Norteamérica

Javier e Isabel

Javier Véliz

Defensores de la naturaleza

Isabel y Javier Véliz son dos hermanitos que viven en Austin (Texas) y que gustan de no sólo ayudar a sus padres en el mantenimiento del huerto familiar, sino también de plantar sus arbolitos.

En sus vacaciones suelen ir a los grandes parques como el Parque Metropolitano Zilker, así como a los hermosos lagos que caracterizan a Austin.

Isabel siempre recuerda a los bosques que visitó cuando viajó a Alemania y eso le permite saber de la importancia de los árboles.

Desde Chile

Nuevos niños defensores de la naturaleza

Con mucha alegría recibí la noticia enviada desde Chile por  la señora  Karin Berlien quien me informó que Amanda (su pequeña hija) también es una defensora de la naturaleza y que estaba comunicándose con su profesor Alexandre Gottreux para compartir nuestras experiencias ambientales entre niños de diferentes países.

La señora Karin está de acuerdo con “generar en conjunto un espacio de encuentro, a través de cartas, blogs y otras experiencias que puedan surgir de manera colectiva, incluida la de los nombres para los árboles”,  y por ello concuerda con la idea de formar redes de “cuidadores y cuidadoras de la naturaleza”.

Con ese mismo dinamismo  el profesor Alexandre Gottreux nos contó que “Los niños se entusiasmaron mucho y fue difícil dejar en 5 niños la selección, por ello logré sólo separar 6 de ellos. Los nombres son: Javiera Correa, Tomás Figueroa, Galia Carvajal, Amaranta Gajardo, Claudia Trujillo y Miguel  Ángel Durán”.

Yo me encuentro muy agradecida por la amabilidad de la señora Karin y del profesor Alexandre y doy la bienvenida a mis nuevos amiguitos con quienes estoy segura que lograremos pintar de verde nuestro planeta que es una manera de cuidarlo para todas las generaciones, presentes y futuras.

Bienvenidos amiguitos chilenos.

Desde Suecia

Tamya Viinikka

Tamya, otra defensora del medio ambiente 

Tamya Viinikka vive en Estocolmo (Suecia).

Estocolmo es una hermosa ciudad que ha sido considerada como la Ciudad Ecológica del 2010 porque sus gobernantes y ciudadanos están comprometidos en cuidar su biodiversidad y generar energía de manera sostenible, además de reducir notablemente las emisiones de carbono. 

Tamya también está de acuerdo con todos nosotros y nos alienta en nuestras tareas.

Los niños necesitamos buenos ejemplos

En la práctica ya estamos en la quincena de marzo y todavía se siguen propalando por radio y televisión invitaciones para las “yunsas millonarias”.

Los mayores cuentan que las yunsas o cortamontes antes se realizaban solo el último día de los carnavales, pero desde hace muchos años se realizan en cualquier fecha, y masivamente se cortan árboles para dichas fiestas durante todo el verano en Lima Metropolitana, así como también en diferentes provincias.

Miles de los árboles entonces se utilizan para la más simple diversión. Esos miles de árboles nos estaban purificando el aire tan contaminado de nuestra ciudad. Y lo peor es que no se reemplazan ni siquiera por otros tantos.

Mientras subsista esta mala costumbre festiva lo ideal sería que se obligue a los mayordomos a que respeten el reglamento que para tal efecto deben elaborar  las autoridades municipales, en donde haya requisitos y condiciones a cumplir de manera estricta.

Los mayores deben ayudarnos a defender los árboles de la ciudad.

Pero, siendo en este caso la conducta ambiental de los mayores un muy mal ejemplo para los niños, debemos llamarles la atención para que seamos responsables para con nuestro medio ambiente.  

Ojala que las autoridades reglamenten el uso de los árboles para la diversión. Pero no debe autorizarse el uso de más de un árbol por reunión.

Los niños estaremos vigilantes porque los árboles de la ciudad también pertenecen a los niños del futuro.

Comparto con todos mis amigos la entrevista que me hiciera el Diario El Comercio de Lima

Entrevista del 1 de marzo 2011

Desde Alemania

LOS NIÑOS PINTAMOS DE VERDE NUESTRO PLANETA 

Para orgullo mío, mis amiguitos alemanes nuevamente este año 2011 están contribuyendo con un gran aporte solidario que se traducirá en 20 árboles que en nombre de ellos plantaremos en Perú. Cada uno de esos arbolitos llevará su nombre como una manera de perennizar el gesto hermoso de los niños alemanes que son hijos de padres latinoamericanos que ya se han establecido en Berlín.

Quiero que todos los que visitan este blog conozcan a mis amiguitos y a su profesora Beate quien también es mi amiga.

Antes quiero agradecer a todos mis amiguitos, a sus padres y a Beate por preocuparse en hacernos llegar noticias, a través de múltiples cartas donde nos cuentan cómo son sus bosques y sus jardines. Además porque ellos ya han realizado  dos actividades al finalizar el 2009 y 2010, vendiendo los productos artesanales que ellos mismos hacen, y ese dinero han enviado a Canto Vivo como contribución a las campañas de reforestación que hacemos los niños peruanos.

He aquí mis amiguitos alemanes:

Motivo de alegría y preocupación

Año Internacional de los Bosques 

Hay que alegrarse porque el 2011 ha sido declarado el Año Internacional de los Bosques.  Pero también hay que preocuparse porque no todos respondemos con entusiasmo realizando o planificando actividades dirigidas a seguir creando conciencia a favor de las grandes masas de árboles y del mismo árbol que principalmente en las ciudades no es del todo valorado. 

 Particularmente yo me encuentro alegre porque gracias a mis 15 amiguitos alemanes este año también plantaremos arbolitos ya que ellos nos harán llegar una pequeña, pero hermosa, contribución económica. Para eso ellos han realizado pequeñas actividades durante las fiestas de fin de año. 

Los niños peruanos siempre plantamos árboles

Pero, mientras los niños nos preocupamos por plantar y cuidar nuestros árboles, en Perú se aproximan las fiestas de carnavales y desde ya muchas organizaciones y empresarios folclóricos ya están anunciando que realizarán “cortamontes” y/o “yunsas” que no es otra cosa que la tala de árboles urbanos para la diversión.

Los adultos dan mal ejemplo a los niños y jóvenes

 

Ya no es tradición. Es puro negocio. 

Las autoridades municipales hasta ahora no reglamentan el uso de los árboles urbanos. Y son miles los árboles que nos dejarán de prestar sus valiosos servicios porque seguimos siendo indiferentes al arboricidio en esta época del año.